sábado, 1 de marzo de 2014

Mi Valentín {TH}

Título: Mi Valentín
Categoría: Hetero/General
Pareja(s): Georg/OFC
Género: humor
Palabras: 601
Resumen: Ha pasado un mes y están en la sala de su casa; lloró un poco la semana pasada.
Notas: Escrito para el maratón de pics de TH Kinky Twink. Basado en esta pic



El catorce de febrero hace un mes que ha terminado con su novia. No es que Georg sea un insensible, es de hecho ella la que terminó con él; incluso lloró un poco. La verdad es que no termina de estar seguro de por qué terminaron, pero tiene catorce años, las parejas terminan.

—Claro que terminan, tío, ¿¡pero en San Valentín!? Con qué clase de perra estabas saliendo, Georg.

—Hey.

—Perdón, pero la voy a insultar todo lo que me plazca, te importe o no. Si no querías que la insultara no debiste contarme a mí.

Georg no le contó sólo a Tom. Tenían práctica esa tarde y Georg había dicho que iba con su novia. Regresó veinte minutos después con el ramo de flores en la mano y una cara de perplejidad difícil de asimilar. Todos se le quedaron mirando como idiotas durante casi cinco minutos hasta que él levantó la cabeza y dijo "Terminó conmigo" como si todavía no terminara de creerlo. Porque todavía no terminaba de creerlo.
Bill soltó una carcajada por la que Tom le pegó fuerte en la nuca y el único que preguntó “¿qué?” fue Gustav.

Se había presentado a la puerta de su casa con su usual sonrisa, tranquilo con el ramo de flores en la mano, era barato pero olía bien y eran bonitas y estaba seguro de que iban a gustarle; cuando abrió la puerta él la saludó pero ella sólo frunció las cejas, puso cara de angustia y dijo "no puedo seguir haciendo esto, Georg, será mejor que te vayas a casa" y Georg ni siquiera preguntó por qué, no se quejó, no reclamó, no pidió una explicación, se le borró la sonrisa de golpe de la cara, bajó la mano con las flores, se rascó la nuca y dijo "uhm, ok" y se marchó.

A medio camino de regresó fue que la frase le golpeó de lleno. "Acaba de terminar conmigo".
Tenían saliendo seis meses y ahora Georg jamás sabría por qué había terminado con él porque después de eso seguro que no querría ni dirigirle la palabra de nuevo (no sabía si ella a él o él a ella o probablemente ambos aunque no estuviera seguro de por qué). Tampoco sabe por qué no sintió la necesidad de preguntar, sólo sabe que ahora nunca lo sabrá.

Ha pasado un mes y están en la sala de su casa; lloró un poco la semana pasada, de frustración cuando le entraron ganas de besar a alguien y se dio cuenta que ya no tenía a nadie para besar.
No siente que la extrañe, aunque a veces le rodea una sensación extraña de estar solo. Sólo a veces, tampoco muy seguido.
Tom tiene encendida la televisión en un canal que nadie mira cuando Bill le pone una lata de Pepsi enfrente y sonríe como una supernova antes de darle las gracias y hacerle espacio para que se siente.
Es catorce de febrero. San Valentín y ninguno de ellos tiene novia. Están viendo una película mala en la casa de Georg y hace un rato que Gustav se está quedando dormido en el otro extremo del sillón; y Georg no siente que las cosas hayan vuelto a la "normalidad", todavía se siente en una extraña nube de humo, flotando irregularmente cada vez que piensa que quizá podría estar haciendo otra cosa aunque ya no, pero no se siente triste.
El timbre suena, todos se acomodan en sus asientos y entonces Georg se da cuenta que han estado esperando más de media hora y sonríe, porque la vida es buena, Gustav ha pedido pizza.



3 comentarios:

  1. Estaba asustada a la espera de una OFC presente y aburrida, y me llevé una grata sorpresa cuando vi de qué iba la historia. ¿Vale como humor? Es que me dio cierta ternura de imaginar a un Georg tan adolescente y pasándola canutas en pleno Día de San Valentón. Amén por la pizza que todo lo cura.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar